Tanzania - Acacia Hills Geisha
Tanzania - Acacia Hills Geisha
Tanzania - Acacia Hills Geisha
Tanzania - Acacia Hills Geisha
Tanzania - Acacia Hills Geisha
Tanzania - Acacia Hills Geisha

Tanzania - Acacia Hills Geisha

Precio habitual
€21,00
Precio de oferta
€21,00
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.
La cantidad debe ser 1 o más

DETALLES TÉCNICOS

Origen: Tanzania, Región de Oldeani, Karatu (exactamente aquí)

Proceso: Lavado

Altitud: 1,750-1,850 msnm

Varietal: Geisha

Productor: Leon Christianakis

Cosecha: 2023

Notas de cata: Flor blanca, mandarina, sirope de arce

POR QUÉ NOS GUSTA

Este geisha de Acacia Hills es elegante, con una complejidad de matices que nos maravilla. Encontramos notas florales y delicadas de jazmín, y una suave acidez de cítricos que nos recuerda a la mandarina. Tiene un final dulce que lo equilibra, con reminiscencias al sirope de arce. El cuerpo es redondo y muy balanceado. Es un café de una calidad excepcional.

RECETA

Utilizamos 18 gramos de café molido y 300 gramos de agua a 92 ºC, en un tiempo total de 2'25"-2'40". Hacemos cinco vertidos:

  1. Vertido de 50 gr de agua en 30"
  2. Vertido de 100 gr de agua hasta 1'15"
  3. Vertido de 150 gr de agua hasta 1'45"
  4. Vertido de 230 gr de agua hasta 2'15"
  5. Vertido de 300 gr de agua hasta 2'25"-2'40"
VARIABLES DE EXPERIMENTACIÓN
Reposo: 2 semanas (15-20 días)
Método: V60
Molino: EK43
Agua: Pentair Everpure 70ppm

 

HISTORIA

La historia del café en la región norte de Tanzania se remonta al siglo XIX. En aquella época la actual Tanzania era una colonia alemana, fue en ese entonces que los colonos alemanes trasladaron cafetos de la isla de Reunión, una isla cercana a la isla de Madagascar, hasta la zona norte de Tanzania, con los que desarrollaron la industria.

La mayoría de los cafetales que hay en la región norte de Tanzania fueron creados en la década de 1920, tras la Primera Guerra Mundial. Cerca de 80 familias de inmigrantes alemanes fundaron esos cafetales de pequeñas dimensiones.

También el padre y la madre de León fueron inmigrantes que llegados desde Grecia a Tanzania en la década de 1900, decidieron hacer de la producción de café su sustento de vida. León es la tercera generación de esta familia cafetera. Sus antepasados cultivaban café en el terreno cercano a la vivienda, sin embargo, la altitud de este terreno no era suficientemente alta como para producir café de alta calidad. León descubrió el café de especialidad en la década de los 2000, y comenzó a buscar un terreno en el que poder producir un café de mayor calidad.

León volvió a darle vida a ese cafetal que se encontraba en malas condiciones, y comenzó plantando cafetos de alta calidad de diferentes variedades como Kent, SL 28, Geisha o Pacamara. Ha sido gracias al concienzudo esfuerzo de León y al maravilloso entorno natural lo que ha impulsado el crecimiento de estos varietales y la calidad del café.

Las tierras alrededor de Acacia Hills colindan con la zona de conservación de Ngorongoro, habitadas por animales en libertad como elefantes o búfalos. “En aspectos de marketing esto podría sonar muy bien, pero lo cierto es que es delicado lidiar con estos animales. León incluso ha visto con sus propios ojos cómo los animales destruyen por completo sus cafetos. No queda duda que incluso tras haber terminado con la construcción de su cafetal, León ha vivido innumerables dificultades propias de su ubicación.

Durante la fundación de Acacia Hills, León y su equipo siempre preguntaban al personal que trabajaba en el cafetal la siguiente pregunta, “Si hubiera algo que fuera capaz de cambiar tu vida, ¿de qué se trataría?”.

Al hacer esta pregunta siempre obtenía como primera respuesta “la educación” o “el agua”. Al haber escuelas en casi todas las zonas de Tanzania, seguramente el agua tiene una mayor importancia. Incluso había personas que hacían una travesía de cerca de 4 kilómetros cargando 20 litros de agua extraída de las acequias.

Fue entonces, cuando León decidió construir infraestructura para el abastecimiento de agua en Oldeani, con la ayuda de su socio Mark y un tostador australiano. Instaló equipos de abastecimiento de agua en sus dos cafetales, y preparó un sistema de transporte de agua hasta el tanque de abastecimiento de agua de la aldea, con el uso de tuberías que aprovechan la gravedad. Los poblados de esta zona son muy pobres, tanto que hasta hace unos 15 años, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) distribuía maíz como alimento básico a su población. Además de esta clase de proyectos sociales, el hecho de que León haya cosechado cierto éxito comercial en Oldeani, también ha tenido un impacto positivo en su entorno.

Para el sector de los cafés especiales, en el que la sostenibilidad es el problema más difícil, la práctica de Leon será una herramienta didáctica muy valiosa.

VARIEDAD Y PROCESO

La variedad de este café es Geisha. Esta variedad se asocia con una calidad de taza extremadamente alta, que mejora cuando la planta se cultiva a mayor altura y es conocida por sus delicados aromas florales, a jazmín y a melocotón.

El proceso de selección de las cerezas comienza en el campo y continúa en la estación de lavado, donde se realiza el despulpado por la tarde. A continuación, el café se somete a un proceso de fermentación abierta durante un periodo de 12 a 13 horas. Durante este tiempo, el café se controla periódicamente para controlar el nivel de fermentación. Una vez finalizado el proceso de fermentación, el café se lava y se clasifica para separar P1, P2 y flotantes. El proceso de secado, que suele durar entre 13 y 16 días dependiendo de las condiciones meteorológicas, continúa hasta que el pergamino alcanza un contenido de humedad del 12% en los lechos. A continuación, el pergamino seco se traslada a un almacén seco.


//hola.coffee/cdn/shop/t/7/assets/logo-peque.png?v=58915777662213944981694385282