About

Hola Coffee nace, curiosamente, de un hola. De un encuentro fortuito entre dos desconocidos: Pablo y Nolo, a veces Nolo y Pablo. Se dicen hola por primera vez en 2006 en un bar del Raval y desde entonces no han parado de decir adiós. Adiós a trabajar para otros. Adiós al miedo a volar solos y a abrir un pequeño tostador para experimentar y hacer un café para volverse (aún más) locos. Adiós al conformismo. Al vértigo que da endeudarse para abrir una cafetería pequeña, y otra, y un obrador. Adiós a la vida fácil. Adiós a la juventud perdida. Adiós al café malo de 1€ y retortijón. Hola Coffee.